23 C
Dominican Republic
domingo, noviembre 28, 2021
spot_img
MÁS

    Comer champiñones podría ayudar a reducir el riesgo de depresión

    -

    Diferentes estudios realizados durante años han encontrado los múltiples beneficios que tienen los hongos comestibles para la salud física. Los champiñones, los más comunes de todos, tienen una serie de elementos vitamínicos que fortalecen el sistema inmune y la respuesta corporal ante la presencia de enfermedades. 

    Pero una reciente investigación, realizada por científicos de la Facultad de Medicina de Penn State, encontró que también podrían ayudar a combatir la depresión.

    Los expertos analizaron datos sobre la dieta y la salud mental de más de 24.000 adultos. Su investigación de una década, publicada en el Journal of Affective Disorders, mostró que los voluntarios que en su dieta evitaban los hongos tenían más probabilidades de desarrollar depresión.

    “Los hongos son la fuente más alta de la dieta de la ergotioneina amino ácido, un antiinflamatorio que no puede ser sintetizados por los seres humanos”, aseguró el investigador principal del estudio, Djibril Ba. “Tener niveles altos de esto puede reducir el riesgo de estrés oxidativo, lo que también podría reducir los síntomas de la depresión”.

    De entre todos los hongos comestibles, el que más sobresale es el champiñón, que no debe faltar en ninguna dieta. Según la investigación de Penn State, se encuentra entre los que aportan la mayor cantidad del aminoácido ergotioneína, junto con los hongos shiitake, ostra (también llamada orellana, concha o gírgola) y maitake. 

    Además, aporta potasio, que es un reductor natural de la ansiedad. Aun así, los investigadores no distinguieron qué tipo de hongos se comieron, por lo que no pudieron determinar cuáles son los mejores para reducir las enfermedades mentales.

    Los participantes se dividieron en tres grupos, según la cantidad de hongos que comieron. El tercio más bajo no consumió nada, mientras que el grupo medio consumió el equivalente a 4.9 g al día. Los voluntarios en el tercio más alto comieron 19,6 g por día, en promedio. Esto es aproximadamente una cuarta parte de una porción estándar.

    Recientes

    Las más Leídas