15.6 C
Dominican Republic
viernes, septiembre 17, 2021
spot_img
MÁS

    Corre Marileidy

    -

    Quienes han podido ver correr al personaje de dibujos animados de Loony Tunes, “El corre caminos”, siente la emoción de ver su gran velocidad, lo cual impide ser atrapado por El Coyote.

    Así como también, los amantes de la velocidad disfrutan ver al superhéroe de DC Comics, “Flash”, correr a toda velocidad por toda la ciudad atrapando villanos y ganándole al mal.

    Como no recordar a Forrest Gump, una de mis películas favoritas, interpretada por el acto Tom Hanks, donde la madre y su amiga Jenny lo motivaran a correr para dejar atrás sus problemas.

    También pasa en la vida real. Hay personas que corren a una velocidad superior a la de los demás, y ese es el caso de los atletas de alto rendimiento.

    Para nosotros los dominicanos, es un orgullo hablar de nuestro Súper Sánchez, nuestro gran Felix Sánchez, el cual fue campeón olímpico en Atenas 2004 y en Londres 2012, en los 400 metros con valla, ganando oro en ambas ocasiones; así como oro, plata y bronce en otras competencias a nivel mundial.

    El país se se detuvo cada vez que el Súper Sánchez corría por nosotros en esos eventos; cada dominicano sentía el orgullo de verlo correr.

    En los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pasó algo increíble con la atleta velocista dominicana Marileidy Paulino, quien ayudó al equipo mixto de relevos 4 x 100 m a ganar medalla de plata.

    Y luego individual, obtuvo la medalla de plata en los 400 m, donde obtuvo un tiempo de 49.20 para quedar en el segundo lugar.

    A diferencia del Súper Sánchez, quien tuvo la oportunidad de prepararse durante su carrera en los Estados Unidos, nuestra Marileidy le tocó hacerlo en su país.

    Una joven de escasos recursos, oriunda de Don Gregorio, al sur de la República Dominicana, que le tocó pasar muchas situaciones difíciles antes de estar en unas olimpiadas.

    Sin duda, ver correr a esta mujer frente a grandes oponentes de países desarrollados, ver su entrega, su disciplina, su amor por su país y, sobre todo, su fe en Dios, nos enseña que para Él nada es imposible.

    Al ganar esta medalla de plata como solista, nuestra Marileidy se agachó mostrando sus zapatillas, donde tenía la frase “ Dios es mi esperanza», también se hizo una foto con la bandera Dominicana de un lado y del otro, sus zapatillas y una biblia.

    Todo el país celebró con alegría, ver a esta mujer poner en alto el nombre de la República Dominicana.

    Luego de esta gran participación en los Juegos Olímpicos, nuestra campeona siguió entrenando con mayor fortaleza y concentración. Escribió en su cuenta de Instagram lo siguiente;

    “He aprendido 3 cosas en la vida: 1- Dios es mi esperanza y fortaleza. 2- Sé agradecido y 3- Trabaja arduamente para alcanzar tus sueños.

    Sin duda, su fe y su determinación en la pista le traerían mayores logros a su carrera. Y así fue cuando hace unas semanas en Lausana, Suiza, obtuvo medalla de oro con un tiempo de 50.40. Y hace unos días, también quedó en primer lugar con tiempo de 50.12 para su segunda medalla de oro, ahora en la liga Diamante de Paris, Francia.

    Antes de ganar esta última medalla de oro, Nuestra Reina de los 400 m escribió en sus redes: “Corre por lo que amas, no por lo que te puedas ganar, corre para que otros se motiven a correr contigo, no por lo que te puedas ganar, corre para cumplir tu sueño y que otros puedan soñar a través del tuyo».

    SIMPLEMENTE HAZLO CON EL CORAZÓN QUE TE DIO NUETRO SEÑOR JESUCRISTO”

    Y luego de tan impactantes palabras, hoy quiero decirle a nuestra querida Marileidy que siga corriendo, que siga adelante poniendo el nombre de nuestro país en alto, que corra por esos que no tienen voz, que corra por esos atletas que día a día se levantan a dar lo mejor de ellos, quizás con una mala alimentación por su situación económica, quizás dejando varios problemas en sus hogares, quizás con tantas situaciones, que a veces son el motor para ellos seguir adelante. A nuestra campeona que si corriendo por esa juventud que ve en ella sus sueños realizados, corre Marileidy, no dejes de correr, porque no solo representas dignamente a la mujer dominicana, sino también los valores de esta gran nación; que cuando se quiere se puede, corre Marileidy, sigue corriendo por ti, por los tuyos, por tu país.

    En este Septiembre, Marileidy regresa a Suiza para competir de nuevo en la Liga Diamante, pero ahora en Zurich, y nos atrevemos a pronosticar que ganará oro con la ayuda de Dios y de su gran talento.

    Y termino con esta frase que también fue colgada por ella en sus redes sociales al ganar esta última medalla de oro: “Una persona grande es aquella que cobija en su corazón la humildad y la solidaridad»

    ¡Dios es fiel a su promesa!

    Corre Marileidy, corre Marileidy!

    Recientes

    Las más Leídas