14.9 C
Dominican Republic
sábado, octubre 23, 2021
spot_img
MÁS

    Doce sugerencias para el fortalecimiento del sector del libro y la lectura

    -

    El 28 de mayo de 2018 envié una carta a Eduardo Selman, quien había sido designado ministro de Cultura de la República Dominicana. En ella le daba doce sugerencias para fortalecer el sector del libro y la lectura, que nadie me pidió, pero que, tal como le escribo en la comunicación, lo hice porque «los actores culturales debemos involucrarnos, seamos miembros de su gabinete o no, en la creación de políticas públicas que permitan alcanzar el desarrollo cultural de la población dominicana». Nunca recibí respuesta. Ahora quiero compartir públicamente esas sugerencias:

    1.      Iniciar un proceso de consulta con los involucrados en el sector del libro, la lectura y las bibliotecas (escritores, libreros, editores, bibliotecarios, promotores de lectura, gestores culturales y catedráticos de literatura) para actualizar la Ley del Libro y las Bibliotecas y, de esta forma, crear un nuevo documento que sea sometido al Congreso Nacional para su conocimiento, discusión, aprobación y posterior promulgación y puesta en ejecución.

    2.      Crear programas de incentivos para apoyar con recursos técnicos y económicos, a través de fondos concursables, a las industrias creativas y culturales que giren alrededor del libro y la lectura: editoriales, librerías y revistas, entre otros.

    3.      Seguir creando, desde el Ministerio, talleres literarios y círculos de lectura. Además, apoyar proyectos de promoción de la lectura, concursos literarios, ferias del libro y festivales independientes, aportando recursos técnicos y económicos para su fortalecimiento.

    4.      Vincular al sector del libro y la lectura en los programas de las tandas extendidas, a partir de un acuerdo institucional entre los ministerios de Educación y de Cultura, para que, a partir de conversatorios, talleres de escritura creativa, recitales y actividades de promoción de la lectura, se acerque la literatura dominicana (y universal) a la niñez y la juventud dominicana.

    5.      Continuar con la creación de bibliotecas en todo el territorio nacional. Fortalecer los espacios existentes, actualizándolas a las necesidades actuales y dotándolas, no solo de libros, si no de acceso al mundo digital y de una programación cultural dinámica y activa.

    6.      Apoyar la presencia de la literatura dominicana, a través de editores y escritores, en festivales, ferias del libro y congresos de reconocido prestigio internacional. Esto podría hacerse a través de un convenio con el Ministerio de Relaciones Exteriores, utilizando las agregadurías culturales de las embajadas dominicanas en el exterior como la plataforma natural para estos fines.

    7.      Crear convenios con los establecimientos de educación superior para estimularlos a la creación de un departamento de cultura en sus instituciones, a través del cual se apoye y promocione la creación artística, en especial la literaria, mediante concursos, publicaciones y festivales. Del mismo modo, propiciar un acercamiento con los gobiernos municipales para la implementación y fortalecimiento de políticas culturales para el desarrollo local a través de las direcciones municipales de cultura.

    8.      Propiciar un acercamiento con el sector privado para motivar la inversión de fondos en las industrias creativas y culturales, y en proyectos que incidan en el desarrollo cultural de la nación.

    9.      Relanzar el Sistema Nacional de Creación Artística (Sinacrea), el que sugerimos rebautizar como Sistema Nacional de Creación Literaria, como un programa de becas de estímulo a la creación literaria en los géneros de poesía, cuentos, ensayos artísticos, novela y dramaturgia, mediante el cual se seleccione, por medio de una convocatoria pública y transparente, a un número determinado de escritores por cada género que serán remunerados por producir un libro, bajo supervisión institucional, que luego será publicado por el Ministerio de Cultura.

    10.  Relanzar también el programa de coediciones, a través de la Editora Nacional, permitiéndole a pequeñas editoriales independientes fortalecer su labor de publicación.

    11.  Crear programas de formación y actualización permanente para los actores del sector literario, con enfoque en gestión de industrias creativas y culturales, marketing y comercio electrónico, redes sociales, derecho de autor y cualquier otra materia que pueda servir de herramienta para el desarrollo profesional del sector.

    12.  Fortalecer la Feria Internacional del Libro, y las ferias regionales, como eje de una estrategia nacional de promoción del libro y la lectura. Utilizar este evento para propiciar un encuentro entre editores, distribuidores de libros, directores de revistas literarias, investigadores y catedráticos, programadores de encuentros y festivales, así como traductores de diversas partes del mundo, con libreros, escritores y editores dominicanos, con el fin de crear relaciones que se traduzcan en invitaciones, reseñas, publicaciones y traducciones de escritores y sus obras en el exterior. Incentivar con apoyo y acompañamiento técnico la creación y desarrollo de ferias del libro municipal, provincial y de instituciones de educación superior.

    Ojalá que las actuales autoridades asuman la promoción del libro y la lectura como una política de Estado y que la vean como una inversión en el futuro de la patria. 

    Recientes

    Las más Leídas